Prensa Hidráulica Casera | Principio de Pascal






Prensa hidráulica con materiales caseros

prensa hidraulica casera

Allá por el siglo XVII, el Físico y Matemático Blaise Pascal, se dio cuenta de un principio que hasta parece Obvio, pero que hasta entonces era desconocido.

Cuatro siglos después, nosotros utilizaremos su descubrimiento para realizar unos experimentos caseros con fluídos, y fabricar una prensa hidráulica.

Materiales:
* Tablas finas de madera
* Clavos o cola para pegar madera
* Taladradora y mechas
* 2 Jeringas de diferentes tamaños
* 25 cm de manguera para unir las jeringas
* Pegamento
* Trozo de chapa fina de 20cm por 2cm de ancho
* Lata de refrescos

Procedimiento:
Lo primero es realizar la estructura de madera. Como verás, no tienen importancia las dimensiones finales de la misma. Sólo nos servirá como base para nuestra prensa hidráulica casera. Puedes clavar o pegar las maderas.

Ahora deberás pedir ayuda a un mayor, para que realice dos agujeros con la taladradora. Allí deberás colocar las jeringas y asegurar la mas grande con pegamento para que no se mueva. También aprovecha y pega un extremo de la manguera a la salida de la otra jeringa.

Es importante que sigas los pasos para cargar nuestra prensa hidráulica casera con el fluido operante, el cual será agua en nuestro caso, aunque no habría problemas si utilizas otro como por ejemplo, aceite de cocina. Si pegas todo a la primera, te costará introducir luego el agua.

Tienes entonces la jeringa grande pegada, y la otra suelta con la manguera adherida en su extremo. Ésto no es casual, ya que ahora cargaremos nuestra prensa con esta última.

Toma un recipiente con agua y comienza a succionar el líquido introduciendo la manguera dentro de él, y jalando del émbolo. Luego de la primer succión, verás que ha quedado aire dentro de la jeringa, así que debes colocarla con el pico para arriba, y darle pequeños golpes para que las burbujas suban y las puedas expulsar. Succiona de nuevo, y repite ésto hasta que la manguera y la jeringa estén llenas de líquido.

Otra forma de hacerlo, quizás mas sencilla, es quitar el émbolo de la jeringa e introducir el conjunto dentro de un recipiente con agua. Muévelo e inclínalo hasta que no queden burbujas de aire dentro. Ahora coloca el émbolo en la jeringa, pero sin sacarla del agua.

Una vez que tienes tu conjunto jeringa-manguera lleno de agua, debes introducirlo por el agujero de la madera. Pega la jeringa a la base y también asegura el extremo libre de la manguera al pico de la otra jeringa. Procura no perder líquido durante este paso.

Para terminar nuestra prensa hidráulica casera , falta el soporte para la lata de refrescos, que es el trozo de metal curvo sobre la jeringa mas grande. Para hacerlo, justamente tienes que curvarlo. Utiliza como molde la misma lata de refrescos. Cuando lo tengas listo, clávalo en la madera.

Finalmente, coloca la lata en su lugar y verás como realizando una pequeña fuerza sobre el émbolo de la jeringa mas pequeña, la lata se prensa como si fuese de papel.

Prensa hidráulica Casera

¿Cómo funciona?
Ya dijimos que el principio que utilizaríamos fue descubierto por Blaise Pascal, y es en honor a él que lleva el nombre de Principio de Pascal. Su enunciado dice:

“La presión que un fluido incompresible, en estado de estanqueidad y contenido en un recipiente de paredes indeformables ejerce, se transmite con la misma intensidad en todas las direcciones y puntos del fluido.”

Este principio es el que permite a nuestra prensa hidráulica casera funcionar, ya que nosotros estamos generando una presión en la primer jeringa, y gracias a ello, se transmite con la misma intensidad a la otra.

Pero veamos un poco mas de cerca que ocurre dentro de nuestra prensa.

Por un lado sabemos que la realación entre la presión de un fluído, y la fuerza que hace éste con una superficie es:

F = P x A

Ello nos dice que la fuerza que ejerce el fluído, depende de su presión y de la superficie en donde ésta actúa. Si despejamos la presión, quedará:

P = F / A

Podemos aplicar la formula anterior a la primer jeringa. Cuando nosotros ejercemos una fuerza sobre su émbolo, estamos generando una presión en el fluido que es igual a dicha fuerza dividida es área del émbolo.

Como dijimos antes, esa presión se transmite por el Principio de Pascal hacia la jeringa mas grande. Pero esta última tiene un émbolo de mayor tamaño, y por ende, de mayor área. De modo que si volvemos a la primera fórmula, veremos que al aumentar la superficie, aumentará la fuerza producida por la presión.

Para despejar cualquier duda, pongamos un ejemplo práctico. Supongamos que el émbolo de la jeringa mas grande posee el doble de superficie que el de la pequeña. Entonces cuando aplicamos una fuerza sobre la menor de ellas, creamos una determinada presión en el fluido. Esa presión se transmite a la jeringa mas grande, pero como allí el área es el doble, la fuerza resultante será justamente el doble que la aplicada por nosotros.



Deja tu comentario
Tu Comentario