Aire Acondicionado Casero






Aire acondicionado casero - Experimentos sobre intercambio de calor

Acondicionador de Aire Casero

Comprar un aire acondicionado o acondicionador de aire tiene su coste de adquisición e instalación un poco elevado, pero…. y si lo hacemos nosotros?

En éste experimento aprenderás como hacer un sencillo pero efectivo aire acondicionado casero. Como resultado, tendrás un flujo de aire fresco que no sólo te costará casi nada, sino que ademas es totalmente portátil y lo puedes colocar y direccionar hacia donde tu desees.

Materiales:
* Ventilador eléctrico pequeño
* 3 metros de caño de cobre
* Cesto de basura pequeño (con tapa)
* Bomba de agua sumergible
* Precintos

Las bombas sumergibles se consiguen en veterinarias, entre otros lugares, ya que se utilizan para peceras grandes (también llamadas acuarios), o incluso para fuentes pequeñas de agua (no la confundas con el aireador, que bombea aire dentro de la pecera).

Procedimiento:
Lo que tienes que hacer primero es medir la profundidad de tu cesto de basura, y lo marcas en el caño de cobre. Haciendo coincidir esa marca con la base del ventilador, comienzas a enrollar el caño, como se muestra en el video, y lo vas amarrando con los precinto.

Cuando terminas de enroscar una buena cantidad de caño, es hora de hacer la bajada hacia el cesto. Tienes que realizar dos perforaciones en la tapa, para que los caños pueden pasar y el ventilador quede apoyado en ella.

Por último, pegas la bomba de agua sumergible en uno de los extremos del caño y realizas un pequeño corte para que pueda pasar el cable de la misma por la parte superior del cesto.

Listo!!! ya tienes tu aire acondicionado casero. Ahora le colocas un poco de agua fría y mejor aún unos cuantos cubos de hielo, enciendes tu ventilador, la bomba de agua y a disfrutar del aire fresco.

¿Como funciona?
Parece un poco innecesario explicar el funcionamiento, pero vamos a tratar de hacerlo interesante.

Obviamente, la bomba hace circular el agua fría (a menor temperatura que el aire ambiente) por la cañería. No por casualidad, el material del caño es de cobre. Éste es un excelente conductor del calor (además de la electricidad).

Parecería que el agua “le da frío” al aire, pero no es así. Lo que realmente sucede, es que el agua absorbe calor del aire, proceso en el cual intervienen dos mecanismos diferentes de transferencia de calor. Por un lado tenemos la convección, que se da primero entre el aire y la superficie exterior el caño de cobre, y luego entre la superficie interior del mismo y el agua. Este mecanismo es típico cuando intervienen fluidos. Por otro lado, está la conducción, que es el modo en el cual el calor se transmite a través de las paredes del tubo (típico en sólidos).

Las leyes de la termodinámica nos indican que el calor sólo puede fluir desde una fuente de mayor temperatura, hacia otra de menor temperatura. De modo que mientras el la temperatura del agua sea inferior a la del aire ambiente, podrá absorber calor de él. Pero cuando la temperatura del fluído se iguale a esta última, nuestro acondicionador de aire funcionará solamente como un ventilador común y corriente.

Importante!
Si el clima donde vives es húmedo, es probable que sobre los caños se condensen pequeñas gotas de agua. Si es así, éstas podrían caer sobre el motor del ventilador, lo que no es para nada recomendable. Lo que deberías hacer en ese caso, es sólo enrollar caño de cobre en la parte delantera del mismo, de modo que las gotas de agua condensada no puedan alcanzar el motor o el interruptor de encendido.



Deja tu comentario
Tu Comentario